Las relaciones comerciales entre Bélgica y España son una puerta abierta a la inversión extranjera. La facilidad para hacer negocios, los incentivos fiscales y el crecimiento de sectores estratégicos presentan innumerables oportunidades de negocio a las empresas que quieran internacionalizarse. 

Las relaciones comerciales bilaterales que mantienen España y Bélgica presentan una infinidad de oportunidades para las empresas que busquen diversificar e instalarse en el extranjero. Ambos países cuentan con grandes ventajas a nivel fiscal y mantienen un flujo comercial fluido y con previsiones de crecimiento positivas. Además, ambos países presentan grandes oportunidades de inversión que se ven favorecidas por la facilidad para hacer negocios entre los dos países.

Algunas cifras relevantes en estas relaciones son los más de 10.000 millones de euros que Bélgica exportó a España en 2019 en farmacéutica y maquinaria, las más de 120 empresas españolas ubicadas en Bélgica o los 2,5 millones de belgas que visitan cada año nuestro país.

Oportunidades negocio e inversión en España

Bélgica tiene a España en su punto de mira gracias a las oportunidades de negocio e inversión que nuestro país ofrece. En los últimos años, las empresas belgas implantadas en España han ayudado a crear más de 13.000 puestos de trabajo y para 2021 se prevé que más de un 73% mantengan e incluso incrementen su inversión. Según el barómetro del ICEX, que mide el clima de negocios desde la perspectiva del inversor extranjero, los aspectos más atractivos que ofrece nuestro país son la infraestructura de transporte y telecomunicaciones, el coste del capital humano y la calidad de vida. Estas áreas coinciden además con los aspectos más importantes a considerar a la hora de invertir, lo que favorece la competitividad de España.

Las principales oportunidades para las empresas belgas que se quieran instalar en España giran en torno al Plan de Recuperación de la Economía aprobado por el Gobierno, especialmente en los sectores de la digitalización, la industrialización y la transición ecológica. Por otro lado, España ofrece grandes oportunidades para las start-ups gracias a un régimen fiscal ventajoso que incluye deducciones fiscales por inversión en I+D de hasta el 42%, o reducciones de hasta el 60% para empresas que presenten patentes y software avanzado. Además, instituciones como las Cámaras de Comercio o ICEX Invest in Spain ofrecen asistencia en el proceso de creación de la empresa, asesoramiento fiscal y programas de ayudas, especialmente en el sector de la innovación. Rising up in Spain, por ejemplo, busca promover la actividad emprendedora y la inversión extranjera, y por el momento ya cuenta con 1300 startups de más de 70 países.

Oportunidades de negocio e inversión en Bélgica

Las empresas españolas en Bélgica gozan de innumerables ventajas, como un welcome pack que ofrece 3 meses gratis en una oficina, servicios de asesoría y grandes incentivos fiscales. Además, las diferentes regiones del país permiten una gran diversificación de mercado. Bruselas es conocida por su papel en el sector de los servicios financieros y legales, por su importancia política como capital europea y por su industria audiovisual, que actualmente está trabajando en el proyecto MediaPark y que busca atraer a empresas de este sector.

También se pueden encontrar oportunidades de negocio en otras regiones belgas. La región de Wallonia destaca por su importancia en el sector de la biotecnología, con más de 360 entidades establecidas en la región. Bélgica se posiciona así como segunda potencia biotecnológica europea, solo por detrás de Dinamarca, y es además uno de los países con mayor producción de patentes. La región de Flandes, por su parte, destaca por su gran competencia logística gracias a su ubicación entre las economías de Alemania, Reino Unido y Francia, que reúnen más del 80% del poder adquisitivo en Europa. En esta región existen más de 800 distribution centers y cuenta con una infraestructura excepcional, algo muy relevante para las empresas que busquen establecerse en la zona.

Deducciones fiscales en Bélgica

En lo que respecta a las deducciones fiscales, Bélgica es el escenario ideal para las empresas españolas. El país ofrece bonificaciones de hasta el 85% en materia de cotización social y el sistema tax shelter permite una reducción de costes importante, aunque empresas españolas que quieran aprovecharse de este sistema debe asociarse con una empresa belga. Por otro lado, la tarifa base impositiva es del 25%, del 20% para las PYMES, una de las más bajas de la Unión Europea. Otras ventajas que ofrece Bélgica son el apoyo a las inversiones (hasta un 25%), subvenciones de hasta un 85% para investigación o un régimen fiscal favorable para expatriados y centros de distribución.

En conclusión, las relaciones entre España y Bélgica son muy favorables para todas aquellas empresas que busquen internacionalizarse e instalarse en uno de estos países. Las oportunidades de negocio son innumerables y los mercados han sabido adaptarse a la situación actual. Sectores como el financiero y legal, el tecnológico o el farmacéutico están en plena expansión, y las empresas que quieran invertir pueden hacerlo contando con la ayuda de diversas instituciones.

¿Te intriga el mercado belga? En Gedeth, tenemos las conexiones para ayudarte a entrar. Contáctanos para saber más.