Un post de nuestra nueva Junior Consultant, Laura Pérez, sobre el efecto que está teniendo el COVID-19 en el desarrollo de las cadenas globales de valor y las oportunidades empresariales que se abren como consecuencia.

Una cadena global de valor se puede definir como el conjunto de actividades necesarias para la producción de un bien o servicio que se llevan a cabo en distintas localidades geográficas, es decir, la fragmentación del proceso productivo.

Este proceso de fragmentación ha ido tomando forma durante los últimos cuarenta años, a la par que se ha ido desarrollando la globalización, ya que ambos fenómenos están estrechamente relacionados. El desarrollo de las comunicaciones, la liberación de los flujos comerciales y las mejoras en los sistemas de transporte han sido factores clave que han favorecido el desarrollo de las cadenas globales de valor (CGV).

Cambios por el COVID-19

La pandemia ha afectado al comercio internacional desde numerosos frentes y particularmente al desarrollo de las cadenas globales de valor. Mientras que antes, el criterio principal al que se atenían las empresas era la eficiencia, en la actualidad se prioriza la seguridad y la resiliencia, y se están dando nuevas tendencias.

Estamos viendo una relocalización de las actividades productivas y un acortamiento de las cadenas globales de valor, ya que depender de suministros muy alejados geográficamente podría suponer un mayor riesgo. La tentación de trasladar de forma total las cadenas de valor al territorio nacional para evitar mayores dificultades en los procesos productivos es cada vez mayor.

También se está dando un acercamiento de las cadenas de valor, lo cual podría abrir oportunidades para África por su proximidad a Europa, y, de igual forma, una creciente tendencia hacia la regionalización.

Estudio de Gedeth Network

Según el estudio realizado en Gedeth sobre el efecto del COVID-19 en los negocios internacionales, el 35% de las empresas encuestadas considera que esta crisis puede suponer una rotura de las cadenas de suministro, y esto preocupa principalmente a las asociaciones y al sector alimentario.

Para el 18% de las empresas encuestadas el COVID-19 presenta como oportunidad una mejora de la cadena de suministro, principalmente para las empresas europeas.

Previsiones sobre las cadenas globales de valor

La cadena de suministro abarca todo un sistema logístico, desde el suministro de materias primas hasta la distribución y la producción de bienes, y la cadena global de valor depende en cierta medida de ella.  

A pesar de que muchos de los cambios que se han ido dando en las empresas e industrias han sido inmediatos y han estado condicionados por el rumbo que iba tomando la situación, es posible que algunos de ellos se mantengan a largo plazo. La tendencia al proteccionismo está cada vez más arraigada en la sociedad y es viable que la relocalización de los procesos productivos sea también una tendencia que esté aquí para quedarse. La dependencia comercial en un entorno en el que la seguridad no puede estar garantizada no resulta en absoluto atrayente, independientemente de la reducción de costes que pueda suponer.

En Gedeth, somos especialistas en el mercado internacional y conocemos a la perfección los cambios que está provocando esta crisis en él. Te podemos ayudar a aprovechar estos cambios para hacer crecer tu negocio. Contáctanos para saber cómo.