El último post de nuestro CEO, Juan Millán, en una serie de reflexiones sobre el impacto del COVID en el ámbito de smart cities. Comparte ahora las oportunidades en el sector de smart cities en el entorno del COVID-19.

En los anteriores posts hemos tratado sobre la importancia de la gestión de stakeholders en un entorno de pandemia, los verticales más relevantes en un Smart city y el potencial impacto en las grandes ciudades.

Hoy nos gustaría compartir algunas reflexiones (no exhaustivas) sobre los potenciales ganadores, y dónde pueden estar las oportunidades en el sector del smart cities.

  • Transporte: La necesidad de gestionar el reto de pasajeros en un entorno COVID refuerza la necesidad de completar e integrar el IoT (Internet of Things), por el que se puede recolectar información en tiempo real para una gestión óptima. Esto implica el despliegue de sensores y el desarrollo de soluciones de comunicación (como puede ser una app para que el ciudadano comunique mientras viaja).
  • Sanidad: Nadie duda que la tele-sanidad está sufriendo un empujón sin parangón y tocará ver cómo las distintas administraciones se coordinarán para aceptar soluciones óptimas para volúmenes tan enormes. Como siempre, el desarrollo de sensores para los pacientes crónicos (o no) puede liberar mucho flujo de visitas a los centros de atención primaria, donde presumiblemente estará el foco de presión para futuras olas.
  • Energía y telecomunicaciones: La gestión de la energía en el Grid se está viendo afectada por el trasvase de un uso más intensivo hacia el residencial. Si se implanta el teletrabajo o se mantienen los confinamientos, implicará la necesidad de optimizar redes no diseñadas para este uso y que conviven con el espacio vital del ciudadano (es “su” casa y “su” familia). Esto se tiene que hacer de manera muy rápida, por lo que se requerirán soluciones de big data para la reconfiguración de redes y machine learning para mejorar y predecir potenciales fallas y adecuar la oferta a la demanda.
  • Seguridad: o la “madre del cordero”, si nos permiten la expresión. Todos los cambios se tienen que hacer a una velocidad de vértigo, sin olvidar un elemento clave: la seguridad de los datos.

Por un lado, en la recolección de datos masivos en tiempo real sin afectar a la intimidad del ciudadano. Por otro lado, la seguridad ante robos de identidad por una mayor exposición del ciudadano-trabajador en un entorno virtual (ciberseguridad). El confinamiento nos obligará a exponer datos más personales en la red (como es el caso en la Tele-medicina o votar en remoto). Sin duda, es una gran oportunidad para el blockchain.

  • Urbanismo: Por desgracia, no vemos todavía un impacto transformador del urbanismo actual inmediato, pero queremos destacar las posibilidades aquí. Ojalá, los ciudadanos tomemos conciencia de nuestro papel de co-decisores del tipo de entorno en el que queremos vivir. Sin duda, esta crisis ha puesto de manifiesto muchas de las contradicciones de las grandes ciudades (apartamentos minúsculos, transportes atestados, etc).

Un elemento positivo es que los decisores públicos valorarán más la tecnología como fuente de datos que les ayude a tomar decisiones ahora que no tienen una guía (como se solía hacer). El hecho de incorporar estas herramientas, si se consolida, será un paso de gigante para que los futuros desarrollos urbanísticos incorporen la gestión de datos desde su concepción y desarrollo.

Por último, os compartimos una reflexión adelantada en el anterior post sobre la Smart Economy. Son tiempos de ahorro y los tomadores de decisión lo saben, por lo que las ofertas que incorporen soluciones modo “pago por servicio” (IaaS) tendrán mucha mejor aceptación que las tradicionales de CAPEX (compra de infraestructura-hardware) y, por lo cual, más oportunidades en el sector de las smart cities. Esto supondrá la necesidad de flexibilizar parte de la normativa de contratación pública (¿qué es lo que se compra – un producto o un servicio?) y aumentará el poder de los integradores/empresas que tengan un buen músculo financiero para asumir este nuevo entorno.

Más que asistentes, somos protagonistas de un cambio revolucionario. Tomemos conciencia y actuemos ya sea como ciudadanos, como trabajadores o como empresarios.Y tú, ¿te sientes preparad@ para actuar? ¡Nosotros te podemos ayudar! Con amplia experiencia en el sector de Smart Cities, podemos ofrecerte el apoyo que necesitas para crecer tu negocio. ¡Contáctanos!