Un post de nuestro colaborador Jan Jonckheere, experto en la región Benelux, sobre la situación actual de la región, las previsiones económicas, y las oportunidades que se presentan en la época post-COVID en Benelux. 

¿Cuál es la situación actual del COVID en Benelux? 

Aquí hay que hacer una distinción entre los Países Bajos y Bélgica. Bélgica ha sido bastante más afectado en la primera ola del Coronavirus y esto también ha tenido sus consecuencias en la economía, que ya desde un principio, está por debajo de la economía holandesa. En los Países Bajos el ánimo general se ha mantenido razonablemente estable hasta hace unas semanas.

Sin embargo, la segunda ola ahora está afectando mucho a ambos países, y medidas muy estrictas han sido introducidas, limitando seriamente la movilidad de la gente, y afectando a los pequeños negocios (por ejemplo, bares, restaurantes, tiendas, etc.). 

¿Cuáles son las previsiones macroeconómicas a corto plazo? A largo plazo? 

Según la oficina de análisis económico de los Países Bajos (Centraal Planbureau), se estima que la economía bajará un 5% este año, para volver a crecer un 3,5% en 2021, y estabilizarse en un crecimiento de un 2% aproximadamente en los años posteriores. El desempleo seguirá creciendo hasta un 6% en el 2021, para luego ir bajando poco a poco hasta un 4,5% en el 2025.

En Bélgica las tendencias son similares, pero algo más graves, con una estimación de un descenso del 7,5% en el 2020 y un crecimiento del 6,5% en 2021, para llegar a un crecimiento moderado entre 1-1,5% en el 2025. El desempleo crecerá hasta el 10,7% en 2021, para luego bajar hasta el 8,7% en 2025, una cifra todavía considerablemente alta, pero similar al nivel anterior al coronavirus. Hay que destacar que Bélgica desde hace unas semanas tiene un nuevo gobierno, después de haber estado desde las últimas elecciones en 2019 con un gobierno en funciones. Se espera que la vuelta a una cierta estabilidad política también ayudará a resolver algunos problemas económicos.

Obviamente, estas cifras se tendrán que actualizar en función de cómo evolucione la pandemia en estos países en los próximos meses.

Teniendo en cuenta que tanto Países Bajos como Bélgica son “países de tránsito” y viven del negocio internacional, está claro que ambos se han visto considerablemente afectados por la pandemia, pero se espera que, una vez volvamos a la situación normal, tanto las importaciones como las exportaciones se recuperen y vuelvan a los niveles anteriores.

A largo plazo, y en general, no se prevé que haya grandes cambios en las economías de la región, sino que todo volverá a la situación normal.

¿Cómo se han cambiado los negocios desde que comenzó la pandemia? 

Desde el comienzo de la pandemia del COVID en Benelux, trabajar desde casa se ha convertido en lo normal para la gran parte de la población activa, provocando así la digitalización de las empresas. Como consecuencia, hay menos atascos y accidentes en las carreteras y se ha disminuido la venta de combustible y de automóviles. 

Esto se nota hasta en las sedes de la UE y la OTAN (que se encuentran en Bruselas y en Luxemburgo), donde ciertas reuniones también se están realizando online.

Sin embargo, no está claro si esta tendencia se prolongará después del coronavirus. Todavía quedan demasiadas preguntas sobre cómo el trabajo en casa afecta a la productividad de las empresas a largo plazo, y cómo afectará a los empleados – ¿las empresas podrán aprovecharse de esta crisis para reducir su plantilla?  

¿Dónde ves mayores oportunidades en la era post-COVID?

Mientras que unos sectores han sufrido considerablemente a consecuencia del COVID-19 en Benelux (turismo, viajes, transporte, HORECA, ocio y cultura, inmobiliaria), otros sectores se están beneficiando de un fuerte crecimiento: el alimentario (los supermercados, incluido el reparto a domicilio de alimentación), el del hogar e interiorismo (ferreterías, tiendas de muebles y decoración, etc.), el del material de oficina, el sanitario, el sector TIC (incluyendo las soluciones para la digitalización de las empresas), y el de la logística (por las compras online).

Muchos de los sectores afectados comenzarán a ponerse al día en el período posterior al Covid: especialmente en viajes, ocio y consumo, parece que puede haber una gran recuperación.

Otros como el farmacéutico, el sanitario, y el de la biotecnología seguirán creciendo después del virus. Se prevé que la digitalización de las empresas seguirá siendo muy importante. Parece una apuesta segura que la “nueva normalidad” incluirá las reuniones digitales, el teletrabajo y la compra online.

Sin embargo, se espera que ciertos hábitos hayan cambiado de forma más permanente, por lo que parece que la “vieja normalidad” se ha acabado para siempre. 

La importancia del comercio internacional, tanto para Bélgica como para Países Bajos, significa que una recuperación rápida de los sectores de la logística / transporte, el almacenamiento y los negocios internacionales en general será fundamental para la recuperación de estos países.

Con la incertidumbre del Brexit, y sin saber cómo será la futura relación entre el Reino Unido y la UE, se les abre a Países Bajos una oportunidad especial: no solo tiene un atractivo para grandes empresas a la hora de establecerse en el país (por factores como las condiciones fiscales, el puerto de Rotterdam, el personal altamente cualificado), sino que se presenta como alternativa a Londres para ser el centro financiero europeo.

¿Quieres saber más sobre la región Benelux y las oportunidades empresariales que ofrece en la época post-COVID? ¡Contáctanos para saber más!