El titular de Economía Digital es de esos que provoca una mueca: “Las empresas españolas fueron al MWC sin saber inglés y desorganizadas“. ¿De verdad vamos a las ferias internacionales sin prepararlas?

 

Planificar las ferias internacionales

Las ferias ya no son cosa de levantar un stand, colocar un muestrario y llevar unas cuantas tarjetas. Las ferias internacionales de hoy en día requieren de una preparación mucho mayor, pero, a cambio de este esfuerzo, ofrecen unas posibilidades de negocio muy superiores. Los sistemas de gestión automática de agendas de reuniones, de los cuales el Mobile World Congress (MWC) posee uno excelente, permiten una precisión en la selección de contactos que hubiera sido inconcebible hace tan sólo dos décadas.

La empresa que acuda a la feria sin preparación encontrará que sus competidores tal vez hayan acaparado ya todos los contactos valiosos. Asistir a ferias internacionales tan importantes exige empezar a generar la agenda al menos un mes antes, para tener tiempo de cribar el enorme volumen de información: el brokerage del último MWC contaba con más de 400 empresas, y es una cifra mucho menor que el número de expositores. Hay que añadir, además, el tráfico que rodea el evento, de cerca de 100.000 asistentes entre profesionales y curiosos.

Ferias internacionalesEs posible que la marca España se asocie a veces con “la tendencia a dejar espacios para la improvisación y la creatividad, a esos momentos de genialidad empresarial que nos hace sentir vivos”. Nosotros no lo recomendamos, de hecho uno de nuestros servicios consiste en eso: en preparar bien las ferias internacionales. Hay que huir de la tendencia a ver la desorganización cómo emocionante y dejar de pensar en los procesos como fenómenos inexplicables.

A nosotros, que hemos acudido allí por tercera vez, nos cuesta creer que haya empresas que no hayan preparado algo como el MWC, y mucho menos que acudan sin tener capacidad de comunicarse en inglés. Pero sí es cierto que tenemos esa imagen exterior, y que se han dado casos, en esta y otras ferias, de empresas que no han preparado bien su presencia.

Nuestra asistencia este año al MWC, una de nuestras ferias internacionales preferidas y que recomendamos a cualquier empresa relacionada con la tecnología, se saldó con más de 80 contactos. Todo gracias a la organización previa de reuniones en el brokerage y a la selección preliminar de expositores. Puede que la cifra no sea muy alta, pero preferimos la calidad a la cantidad: nos centramos en empresas de determinados países prioritarios para nuestra estrategia actual. De esta forma, tratamos de maximizar la posibilidad de generar contactos de alto potencial a largo plazo.

Pero volvamos a la noticia, que es grave. El MWC es uno de los eventos de referencia no ya del sector, sino como hito empresarial y polo de atracción mediática. La propia noticia reconoce que se trata de casos puntuales pero que aún se dan en ferias que requieren de una gran inversión.

Hoy día es sencillo tener acceso a software, formación y conocimiento empresarial que permita paliar esta falta de previsión. Entre estas soluciones, las propias ferias otorgan facilidades para establecer agendas.

Así que dejar todo eso a la improvisación parece más una rareza, pero ¿qué pensáis vosotros? ¿de verdad vamos a las ferias internacionales sin prepararlas?